JUAN PABLO LEDO:

Baile, derecho y pasión

Juan Pablo Ledo (37) vivió su infancia y adolescencia en Villa Adelina. Lugar que lo vio crecer y acompañó su sentimiento apasionado por la vida.  Entre el fútbol y la danza se disputaban sus pasiones. ¿Una gran encrucijada para un niño? Quizás si para muchos, pero no para el. No lo dudó y no se arrepiente. Y lo bien que hizo.


Juan Pablo Ledo, es el primer bailarín del Ballet Estable del Teatro Colón de Buenos Aires, y desde los 16 años bailó en los mejores teatros del mundo, convirtiéndose en embajador del talento argentino en el exterior. 

Hijo de padres abogados, hermano del medio de dos hermanas, hasta los 7 años practicaba natación y jugaba al fútbol en la escuela de Claudio Marangoni, en San Isidro, donde residía la familia. Le veían pasta para convertirse en crack (incluso había sido becado en esa academia deportiva). Pero fue también en aquel tiempo que se detectó que tenía pie plano. Buscando una solución, su mamá Ángela, consideró que la danza podía ayudar, y lo anoto junto con su hermana en ballet, para que realizara los ejercicios “desde un costadito”, como le dijo a la profesora. Enseguida empezó a sentirse a gusto y a convertirse rápidamente en su mundo mágico; tanto fue así que para la muestra de fin de año terminó siendo uno de los protagonistas.

«Siempre tuve hambre de crecer, cultivarme y mejorar como individuo»

Sin embargo, no solamente se enfocó en su carrera artística, sino que con la fuerte convicción de que debía crecer, cultivarse y mejorar como individuo, se recibió como Abogado en la Facultad de Derecho de la UBA. Juan Pablo viajó por el mundo, y tuvo infinitas  posibilidades de seguir su carrera afuera, pero agradecido con su país, siempre consideró que tenía que devolverle algo de todo lo que este le dio. 

Nadie imaginaba, y menos Juan Pablo, que Julio Bocca, sería quien terminara abriéndole las puertas hacia una increíble carrera profesional, que le permitió compartir escenario con estrellas locales, como Paloma Herrera, y del extranjero; y cerrar la temporada del teatro Colón en 2018 en la reconocida obra, el Cascanueces, 

Un hombre de convicciones fuertes, lo llevan a apoyarse en su familia, y a creer fervientemente que la mano de Dios está en su vida. Vemos reflejado su éxito, y es un orgullo para nuestro país, tener a Juan Pablo como representante de nuestra cultura. 

 


Producción: Lion Sun  |  Nota: Florencia Gómez  | Fotografía: Lucas Ricci  | Estilismo: Micaela Todisco